Chequeo y validación

Desde el año 2017, NPS Diagnostics ha desarrollado una investigación que ha alcanzado, hasta el momento, una metodología propia de validación y certificación de la calidad de los datos que conforman la Base de Datos de productos alimenticios de NPS Diagnostics.

Dicha metodología se compone de determinados Procesos de tratamiento y validación de datos y una serie de fases de Auditoría y certificación que garantiza una calidad estadísticamente significativa de todos los datos que configuran el registro de un producto alimenticio.

Procesos de tratamiento

Tratamiento inicial

Recepción y tratamiento del referencial original y completo de un determinado cliente, para estructurarlo y homogeneizarlo con la Base de datos del Sistema de tratamiento de datos de NPS. De ésta manera se inicia el procedimiento del chequeo y validación de la información recibida para asegurar así la calidad de ésta, enriqueciéndola además con la ayuda del resto de procesos de chequeo.

Evaluación de la situación inicial

Evaluación de la situación inicial del referencial conforme a los criterios de NPS. Con el objetivo de cuantificar tanto el número de productos sin información de ingredientes y/o nutrientes obligatorios, como el grado de mejora obtenido en los procesos de tratamiento, NPS analizará y asignará el nivel de calidad inicial de los datos de cada uno de los productos. El referencial inicial tendrá, como máximo, el nivel 5, aunque éstos pueden aumentar. NPS elaborará un informe de volumen de productos por grandes categorías, enmarcados en cada uno de los niveles establecidos. Ese informe permitirá a NPS realizar el análisis y priorización de las mejoras a realizar en el bloque siguiente.

Elevación del q-level inicial

La estrategia general de los procesos de este primer bloque de mejora consiste en alcanzar el nivel inicial en el mayor número posible de productos para ofrecer una información más completa al cliente. A continuación, a todos los productos con q-level<5 se les aplicarán procesos automáticos de chequeos cruzados con otras fuentes. Como resultado de estos procesos se alcanzará el nivel 5 para aquellos productos donde se hayan obtenido de otras fuentes los ingredientes y/o nutrientes que falten.

Enriquecimiento de información

Una vez que el mayor número posible de los productos de la Base de datos de tratamiento alcance el nivel 5 de calidad, NPS calculará e incorporará a la Base de datos información auxiliar que será utilizada por los procesos de validación, cálculo, comparativas y visualización de información. Se utilizarán categorías maestras, atributos auxiliares, composición, información de nutrientes, perfiles nutricionales, etc…

Mejoras avanzadas del q-level

Se realizarán procesos de chequeo de nutrientes de los productos frente a los valores medios de la subcategoría a la que pertenezcan, así como procesos de validación de la información relacionada con sustancias que causan alergias e intolerancias, procesos de chequeo de coherencia y consistencia de información de alérgenos, de identificación de aquellos productos enmarcados en determinadas categorías que no tienen un determinado alérgeno cuando lo habitual sería que lo tuviera, para proceder a un análisis más exhaustivo, etcétera…

Auditoría y certificación

En el apartado anterior se han definido las estrategias para minimizar los errores en los datos concernientes a los productos alimenticios. Ello ayudará a que la elección de productos por parte del consumidor no vayan a tener ningún efecto pernicioso o no deseado para su salud. Esos datos ayudarán también como base para racionalización de otros procesos: Reformulación de matrices alimentarias, políticas de compras, etc.

Una vez implantado un sistema automatizado de comprobación y garantía de la calidad del dato es preciso, a la par, diseñar estudios para conocer o estimar la cantidad de errores presentes en la base de datos. Una estrategia es auditar los procesos de entrada de datos y mantenimiento de la Base de datos, rediseñándolos de tal modo que se minimice la posibilidad de errores en la medida de lo posible. En definitiva, diseñar un mecanismo para identificar los posibles errores.

Sean cuales sean los procesos y fuentes de información, es difícil garantizar la eliminación de todos los errores al 100%, y menos aún en una base de datos dinámica que continuamente se está actualizando. NPS ha desarrollado un sistema altamente automatizado para monitorizar el porcentaje de errores máximo que pudiera contener la base de datos en cualquier momento. Esto permite marcar los productos incorrectos para corregirlos. Según ha podido verificar NPS, los productos tienen la información correctamente codificada, hasta en el 99,6%. NPS Diagnostics ha diseñado, también, un plan de control de errores que actualiza las estimaciones periódicamente en cada una de las categorías de verificación.

La metodología de auditoría externa para estimar estadísticamente la proporción de errores en Base de datos en un momento determinado así como las estrategias para un plan de control de calidad rutinario para auditar estadísticamente la concordancia en Base de datos se ha desarrollado a través de un proyecto de investigación en colaboración con la empresa Advanced Data Analysis y la Universidad Católica de Murcia, que son los que, a la postre, emitirán la certificación de que la base de datos contiene un porcentaje cercano al 100% de acierto en los datos presentes en la Base de datos.